Blog

publicado en: Blog Low cost | 0

Moda Low cost, Pros y Contras.

 

Cada vez que entro a un Primark (también se aplica al Decathlon), tengo sentimientos divididos. Vender ropa a precios tan irrisorios como camisetas a un euro y medio, o guantes por 75 céntimos no se si es promocionar el consumismo a muerte.

La primera y más obvia crítica es que esa ropa la producen en alguna fábrica perdida por Myanmar, Turquía, o Vietnam, con trabajadores que con un día cobran lo que aquí la gente cobra con 5 minutos. Pero que yo sepa, Inditex o H&M no producen en Hospitalet del Llobregat con condiciones laborales dignas, precisamente. Así que si critiacamos, criticamos a todos, y este post no trata de descubrir “quién es peor”.

El origen de la ropa es taparse las vergüenzas y abrigarse. Recientemente, también sirve para definir el estilo de una persona y tanto Primark como el ejército de marcas de Inditex cubren ambos aspectos. En un mismo establecimiento puedes comprar un esmoquin y unos pantalones vaqueros andrajosos. La oferta es similar, pero los precios pueden ser el doble o el triple en una tienda y en otra.

Uno de los motivos puede ser la calidad. De tejidos no tengo mucha idea pero me atrevería a decir que es similar, que una camisa de algodón es una camisa de algodón, tenga una frase coquetona o tenga un cocodrilo bordado en el pecho. Seguramente la segunda será ligeramente más cara de fabricar, pero no lo suficiente para justificar pagar diez veces más.

Sin embargo cuando compramos ropa no sólo compramos hilos y fibras ordenadas, pagamos por muchas otras cosas. En este negocio hay una gran diferencia entre el valor y el precio de lo que se vende. Y lo que hacen las marcas es gastarse millonadas en publicidad, crear moda, patrocinar famosos, abrir tiendas en el centro de la ciudad …, y nos hacen creer que una camiseta con rayas horizontales tiene más valor que una con rayas verticales porque ahora se llevan más las rayas horizontales. Y si tiene más valor, se puede vender más cara.

Para mí, el valor de un pantalón de Zara y unos del Primark es más o menos el mismo. El valor de “son del Zara”, “están de moda” , es más bien despreciable. Por lo tanto, Primark lo que hace es cobrar por la ropa lo que cuesta * (y un poco más para que el negocio se aguante), y no por toda esta lista de valores ficticios que nos intentan vender.

La ventaja de las multinacionales es que sus cuentas son públicas. Un vistazo a los estados financieros de ambas compañías permite argumentar si lo expuesto anteriormente está pasando no.

Dejar una opinión